Entrevistas


Xavier Asali: Perspectives, las redes del alma



“La música para cine no está hecha para ser escuchada; sino para ser vista”.

Arte con visión. Francisco Xavier Asali de la Mora es un veterano de la pantalla chica. Dueño de una envidiable carrera como compositor/productor, durante años ha llenado las salas de la Gran FamiliaMexicana con música para populares tele dramas, como En Nombre del Amor, Peregrina o Duelo de Pasiones; pero el egresado de Berklee y el Royal College of Music siempre supo que habría algo más: miró a sus viejos ídolos de juventud y entre acetatos de Frank Zappa, volvió a encontrarse con aquella alma rebelde que le susurraba al oído: deberías sacar un disco de rock progresivo.



Poli-instrumentista. Con la formación clásica a cargo de la maestra de piano Norma Valdés, un par de profesores geniales en Boston (John Aldrich y Bob Freedman), el mago mexicano del contrapunto Humberto Hernández Medrano y los consejos de Joseph Horovitz para hacer Music Score, Xavier plasmó en Perspectives un exitoso debut discográfico.

Trabajo de un lustro. “Al principio fui haciendo maquetas e iba avanzando en mis ratos libres, como iba pudiendo; entre las producciones que hacía para terceros”, se alegra Xavier; “este proyecto tuvo la particularidad de hacerse completamente a mi gusto y tomando todo el tiempo necesario. No había prisa, ni una disquera que me presionara, ni una fecha límite de entrega: nació como algo personal y recrea un estilo que me encanta: el rock progresivo clásico, con tintes poperos”, define; “por la naturaleza del proyecto (y aprovechando que toco varios instrumentos) pude ir haciendo muchas partes; pero siempre con la ayuda de Leonardo Granados, un extraordinario ingeniero que estuvo conmigo; de principio a fin”.

Lanzamiento bien recibido
“Apenas llevo un par de semanas de haberlo subido a los medios digitales y a pesar de que el disco no está en los estándares de lo comercial, ha habido bastante entusiasmo en los comentarios que ha recibido”, Asali matiza; “creo que empezamos con el pie derecho y hay gente que comenta (en términos generales) que nuestra propuesta les recuerda la hechura de discos de épocas anteriores, que se podía oír todo el álbum, tener una cierta coherencia y un concepto determinado”, evalúa; “probablemente, una idea un poco nostálgica porque la música ha cambiado mucho”.

¿Por qué? “Este cambio está muy relacionado con la tecnología: por un lado, antes de que la hubiera, los músicos dedicaban más tiempo a perfeccionar su instrumento (un proceso largo) e incorporarlo al complejo mundo de la armonía”, compara el ejecutante; “por otro, querían entender lo que hacían sus ídolos del momento; para sacar canciones y poderlas tocar.
Ahora, la tecnología ha hecho maravillas y una persona con conocimientos limitados, puede armar una pieza con loops en Garage Band o en Live”, admite; “músicos de cierto talento, pueden plasmar una idea y sonar (haciendo una buena mezcla) en programas como Logic o Cubase”.

Apoyarse en el espíritu

“Compongo de maneras diversas: a veces en un teclado, en guitarra e inclusive, empezando con un beat de batería que me gusta”, Xavier califica; “pero una vez que tengo algo que vale la pena, grabo en Logic o Cubase la idea del teclado y voy añadiendo instrumentos. En ocasiones, cierto instrumento que se añadió en maqueta se queda como parte central de la canción y en otras, el arreglo se rehace de cero”, relata; “porque la composición y los arreglos son un proceso muy dinámico. Ese fue el secreto de las canciones”. Teclado y cuerda, en sintonía. “Muchas veces, las guitarras y los sintes se tocan en el mismo rango”, Asali recomienda; “hay que tener cuidado de que no peleen por el espacio y creo que fue algo que se cuidó mucho; para no terminar con mezclas que sonaran empastadas. La búsqueda, era hacer algo más transparente”, pone el ejemplo; “si los teclados están en primer plano, cuido que la guitarra no compita con ellos y esto se puede lograr utilizando técnicas de ecualización, de paneo o de colorido en el instrumento”. El sonido de la historia, conforme a las necesidades de cada canción. “La mayoría de los pianos se grabaron en Sony Music, con un Steinway de cola, en vivo, con mi amigo Rodolfo Vázquez; un gran Ingeniero de grabación”, asegura el creativo; “hay rolas que quería que sonaran con aires setenteros y buscaba sonidos de sintetizadores Moog, órganos, mellotrón (que eran los teclados que se usaban en la época) y de hecho, utilicé mucho un Moog Voyager; porque tiene el colorido de Yes y Emerson Lake & Palmer”, hace un breve silencio; “teníamos un Korg Oasys y un Jupiter 80; para hacer los pads y, en otras piezas, utilicé una colección de sintes de software, con efectos más modernos; pero en general, es un disco con una gran carga de elementos acústicos”.

A los músicos participantes
“Les mandé las maquetas terminadas con la partitura; dado que algunas de las canciones son muy complejas. Ellos las estudiaban y llegaron al estudio hasta que las conocían y podían hacer ajustes estilísticos en sus aportaciones; pero en general, las grabaciones fluyeron fácilmente”.

Perspectiva en etapas. “Conforme iban quedando las canciones y hablando del proyecto con mi viejo amigo el Sr. González (quien fue mi sensei en el proceso del disco), me recomendó al guitarrista Alex Otaola y Alonso Arreola en el bajo. Ambos tocaron en “Independence”, acredita; “otro amigo baterista (Mike Nieto) participó en tres canciones y Santiago Ortiz estuvo en la batería, en otras tres”, saca la libreta; “Felipe Souza vino a tocar el lead guitar en “Nature is Calling” y el mismo señor González tocó los bongós en “Prisoner”.

“Brothers in Arms”, hermanando la lírica. “Me gusta escribir sobre temas profundos, que invitan a la reflexión interna (varias piezas del disco van por este camino) y este track fue creado a partir de un beat de batería en 6/8, con una línea de bajo definida y un par de acordes de sintetizador”, relata el autor; “de ahí, fue pensar melodías y en la letra; que habla de la evolución de la consciencia de las personas y de cómo vamos por la vida buscando respuestas. Hice hincapié en cómo (a pesar de creer que somos personas con ideas claras), no siempre las tenemos”, se conmueve; “nuestras verdades van cambiando con el tiempo y dependiendo del contexto en que vivimos”.

Mirada futura
Sonar en Europa, Asia y Estados Unidos: Perspectives ha tenido muy buena recepción en Bandcamp y en Rythmnation; para tener tan poco tiempo. “Espero le llegue a la gente que disfruta del rock progresivo y sepan que es un proyecto orgullosamente mexicano; porque vamos armar una banda para tocar el repertorio del disco y algunas piezas más, que están todavía en el tintero”.

Una visión con horizontes despejados.

En 1985, a Berklee
“Llegué como bajista y así estuve dos semestres pero al siguiente, me cambié a piano como instrumento principal; dado que quería componer y producir más. Pensé que el teclado sería un mejor instrumento para llevarlo a cabo y en sexto semestre, tuve la oportunidad de comprar un sintetizador Yamaha DX7, un Oberheim Xpander y una Drum Machine Oberheim DX. El MIDI estaba en su apogeo, la gran revolución digital se estaba dando y me tocó muy de cerca. Era una época con un poco de abuso de las drum machines; pero a mí gusto, fueron una parte esencial del sonido de los años ochenta”.

Estilo lleno de riqueza
El rock progresivo nunca nos ha abandonado y lejos de estar en el olvido, anclado en la nostalgia de aquellas generaciones ya sin pelo, hoy el progresivo sigue revitalizándose y reinventándose con fuerza suficiente; invitando al escucha a sumergirse en mundos nuevos. Ojalá se tomen el tiempo para escuchar y gozar Perspectives”.

Los días en el Royal College of Music
“Fue una experiencia maravillosa vivir en Londres. Era 1998, me fui más grande (recién casado) y con una economía holgada. El Royal College es de música clásica; pero acababan de abrir la Maestría de Música para Cine. Tuve la oportunidad de componer Música Orquestal Contra Imagen y de que los músicos de orquesta la tocaran: una experiencia no fácil de conseguir; a menos de que inviertas una buena suma. Todo ese año, estuve muy metido en el mundo sinfónico”.

Fuente: Victor Baldovinos MUSIC :LIFE

Noticias